El padre Félix Varela y Morales (1788-1853) es el modelo de santidad que el pueblo necesita.

Así define el obispo de Orlando, monseñor Thomas Wenski al padre Varela, cuya obra abarca la primera mitad del siglo XIX y sigue sin perder vigencia.

Pero Varela fue también el "fundador" del pensamiento cubano.

Su obra tuvo impacto en las ideas y luchas de independencia de España, la tolerancia religiosa, la educación y el trabajo por la comunidad.

Uno de sus alumnos, el doctor José de La Luz y Caballero, acuñó la frase "mientras haya pensamiento en Cuba, lo recordaremos como el que nos enseñó a pensar".

Otro alumno suyo, Rafael María de Mendive, fue profesor de José Martí.

Así que el padre Varela fue maestro de mentes audaces, con criterio propio y sed de libertad para sí y para los demás.

Desde su natal Habana le escribió a la Corona española pidiendo la independencia para los países de Latinoamérica y defendiendo la abolición de la esclavitud en Cuba. Como respuesta, fue condenado a muerte, pero antes de ser arrestado emigró a Gibraltar, desde donde pasó a Estados Unidos.

En este país fundó el primer periódico bilingüe, escribiendo artículos sobre derechos humanos, tolerancia religiosa, colaboración entre comunidades latinas y anglo, así como educación.

Nombrado Vicario General de la Diócesis de Nueva York en 1837, trabajó por los refugiados irlandeses. Debieron pasar casi 60 años tras su muerte en San Agustín, antes de que sus restos fueran devueltos a su patria natal, en donde reposan en el aula magna de la Universidad de La Habana.

Pero son los primeros años de vida, hasta 1821, del "Santo cubano", como le llamaran los neoyorquinos, el eje del trabajo "Félix Varela: Profundidad Manifiesta", escrito por el sacerdote Fidel Rodríguez, de la Iglesia San José en Lakeland.

"Poco se sabe de sus años de formación, que incluyen la infancia, adolescencia y juventud", dijo en entrevista con Visión Latina el sacerdote de los Carmelitas Descalzos, que además es historiador y economista.

Rodríguez leyó e investigó tanto sobre el padre Varela en Estados Unidos, Cuba y España que terminó por conocer su historia desconocida.

Con un costo de $25, "Félix Varela:Profundidad Manifiesta" fue editado por Ediciones Universal de Miami. Será presentado y firmado por su autor el sábado 2 de junio a las 7:30 p.m. en la parroquia de la Iglesia Católica San José en Lakeland.

"Félix Varela: Profundidad Manifiesta" es la primera parte de una biografía que Rodríguez dividió en tres libros. "A fines de este año presentaré la segunda parte, que trata sobre los tres años que el padre Varela pasó en las cortes españolas como diputado, hasta cuando fue expulsado. La tercera parte comprende los 30 años de servicio aquí en Estados Unidos", dijo Rodríguez, quien también es vicario parroquial de la Iglesia Resurrección, en donde atiende a las comunidades hispanas.

"Me alegro que esta obra del padre Fidel salga a la luz, luego de más de una década, desde cuando comenzó sus estudios, búsquedas e investigaciones", dice en el prólogo el obispo de la Diócesis de Orlando Thomas Wenski.

"El nos quiere presentar a Varela como una persona común, sencilla, asequible a todos, puesto que así fue él y así deben ser todos los santos", agrega Wenski.

Como se recordará, en su visita a Cuba en 1998, el Papa Juan Pablo II beatificó al padre Félix Varela, que es uno de los pasos previos a la canonización.